.





Fue ignorado durante toda su vida, e hizo falta esto para que la gente se atreviese a tocarle.

¿Creéis que le abrazarían con la misma fuerza y con la misma sonrisa si se quitase la máscara?

Y ahora preguntaos, ¿Vosotros lo haríais?

Comentarios

  1. Es duro pero da para pensar. El hecho indiscutible es que no lo hacemos, nos despierta más ternura y compasión un muñeco que una persona.

    Homo homini lupus.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica