Antitacones, antimaquillaje, antiblusasbonitas.

He ido todas y cada una de las veces que ha bailado.
He intentado ayudarle con los vestidos, con las medias y las zapatillas. La he visto preciosa todas y cada una de las veces que ha salido al escenario. He anulado planes y he marcado algunos días como sus días, porque nadie podía negarme el placer que es verla bailar.
He utilizado una de sus canciones para este blog e incluso yo, ese ser insensible que no llora ni con las películas, con los discursos bonitos y apenas con las despedidas, he llorado viéndola bailar.
Hoy me he puesto tacones, maquillaje y una blusa bonita, porque sé que odia verme con mis formas antitacones, antimaquillaje y antiblusasbonitas.

Pero no me ha abrazado como solía hacerlo.
Le hacía más ilusión que otra amiga estuviese en mi lugar.

Comentarios

Poesía entrópica