.




El desorden del universo
no tiene nada que envidiar
a lo que tú me desordenas dentro
cada vez que tu abrazo me recompone el alma. 

Comentarios

Poesía entrópica