~gritos pasados~

Levantó la vista y lo vio por última vez, con el rostro demacrado por el paso del tiempo, la sonrisa triste, los dientes marrones y ennegrecimos por las cajetillas de tabaco consumidas diariamente, los párpados caídos, la piel arrugada...
Levantó la vista y lo observó. Se dio cuenta de la mella que habían dejado las depresiones y el dolor.. Huellas imborrables.
Aguantando las lágrimas, lo observó mientras él le devolvía la mirada. Se acercó poco a poco y le dio un beso en la frente. Dio media vuelta y se alejó corriendo intentando escapar de los recuerdos que le perseguirían durante toda su vida. Lo echaría de menos pero no había otra posibilidad.
Siguió corriendo
Cuando la distancia que les separaba era bastante considerable, se detuvo poco a poco. Se dirigió a un árbol que había a su lado y apoyó la espalda en él. Lloró hasta que el atardecer dio paso a la luna.
Se levantó y se acercó al puente.
Se sentó en el borde, y como un pequeño pájaro alzando el vuelo, se inclinó hacia delante, dejándose caer. Gritó. Gritó hasta que cayó al suelo. Gritó por las palizas recibidas, por las lágrimas derramadas, por los gritos escuchados, por las amistades perdidas... Gritó hasta que cayó al suelo, rompiéndose el cuello y quedando muerta allí, en la penumbra de la noche.

Comentarios

Poesía entrópica