~Perfección.~

Desde el suelo veía el contorno del árbol dibujado en el cielo, los rayos del sol escondidos detrás de sus hojas y las nubes pasando detrás de ellas.
Levantó la mano y jugó con una de las estelas de sol que se escapaban del cielo. Abría y cerraba los dedos intentando tocar ese trocito de luz. Movía la muñeca y la mano de un lado a otro intentando palpar aquel fragmento que se escapaba del universo.
Movía los pies, haciendo chocar las puntas de sus zapatos.
Tarareaba una canción que salida de sus labios, sonaba muchísimo mejor.
Se dio la vuelta hacia un lado, quedando boca abajo, sintiendo el calor del cielo en una pequeña línea de piel que había dejado su camiseta descubierta.
Acarició la hierba con la palma de la mano y siguió cantando.
Yo la veía desde lejos, con el lápiz en la mano y e bloc de dibujo sobre mis piernas.
Ella seguía tarareando y yo entrecerraba los ojos para poder ver mejor el movimiento de sus labios.
Volvió a darse la vuelta, quedando de nuevo boca arriba mirando al sol.
Esta vez la sombra de las hojas no la resguardaban y el sol acariciaba su rostro sin tapujos ni impedimentos.
Había cerrado los ojos. Su respiración se había tranquilizado y había flexionado las rodillas, levantando las piernas y dejando una de sus manos reposar sobre su abdomen.
¿Por qué era tan perfecta?

Comentarios

Poesía entrópica