~Algo más que versos~


Hablemos de esos que se suben a un escenario siendo conscientes que pueden acabar humillados delante de cientos de personas.
Si, esas personas que van con ropas oscuras, anchas, gorras planas y de andares extraños. Gallos les dicen.
Hablemos de ellos, esos que luchan para conseguir estar en un escenario con un micro en la mano soltando versos.
Utilizan las palabras polla, pene, roce, sexo, porro, puta, novia, madre y cualquier adjetivo ofensivo como base de su vocabulario, dan golpecitos en el hombro con el único fin de incitar a su contrincante para que saque lo mejor de él y hacen de cada rima una provocación.
Saben que lo han hecho bien cuando el público estalla en vítores, aplausos y gritos, cuando las manos se alzan al cielo pidiendo más y más, cuando gritan su nombre.
Saben que lo han hecho bien cuando pasan a la siguiente ronda casi ilesos, con la dignidad y el orgullo un poco tocados después de la cantidad de ofensas de su contrincante.

Pero sobre todo saben que lo han hecho bien cuando quedan finalistas, y de ahí a la nacional, hay un paso.

Comentarios

Poesía entrópica