~M,13~

Hoy es martes 13 y el día se ha despertado perezoso, con un color gris en el cielo.
Dicen que hoy es un día de mala suerte, por ser martes y ser 13.
¿Qué os ha hecho ese número? Pienso yo.
Es un número impar, si, primo también, lo admito, pero para mí no es diferente a los demás por tener el número 1 y el número 3.
¿Hasta ese punto ha llegado nuestra discriminación?

Es martes y es 13, y es un día como otro cualquiera.
Me he levantado de la misma forma, intentando arrancarle el calor a las sábanas para llevármelo conmigo durante todo el día. He desayunado en mi cocina, acompañada de las paredes blancas de siempre.
Me he desnudado y me he soltado el pelo mientras abría el grifo de la ducha como cualquier otro día, y luego, he salido de casa hasta llegar al instituto sin morir en el intento.
Las horas han sido igual de largas que siempre, te he echado lo mismo de menos, he pensado la misma cantidad de veces en ti y puede que haya sonreído más incluso que en un día al que llaman normal.
Y es que es la tarde de un martes 13, y el único error que veo es que no puedo verte conmigo.
Será la tontería que tengo encima desde el domingo o la poesía que está empezando a entrar en mi vida de forma plena. No sé, alomejor soy yo que me siento hoy un poco más melancólica de lo habitual por culpa de ese bonito gris que pinta el cielo.
Es un martes 13 cualquiera, y perdonadme por estar ciega o no caer en el error, pero para mí, el 13 es igual de bonito que el 11, y el 11 es un motivo para sonreír cada segundo.

Comentarios

  1. La gente es tonta... Pobre 13... Si pensaran con un poco de lógica... Que sí, que los apóstoles eran 12. ¿Pero Jesús no cuenta? Eran 13 personas en total. Ese hombre afortunado también te ha echado de menos este martes, y ha pensado en ti sobremanera. Quería de verdad estar este martes 13 contigo. Maldito error. El gris es su color. La tontería debió repartirse a partes iguales, y las sonrisas también, no hay Dios que las borre. Benditos sean los números primos. Hay una cosa que no sabes... Mas yo intuyo que tú eres su 11 desde aquel mismo domingo...

    ResponderEliminar
  2. La gente es tonta... Pobre 13... Si pensaran con un poco de lógica... Que sí, que los apóstoles eran 12. ¿Pero Jesús no cuenta? Eran 13 personas en total. Ese hombre afortunado también te ha echado de menos este martes, y ha pensado en ti sobremanera. Quería de verdad estar este martes 13 contigo. Maldito error. El gris es su color. La tontería debió repartirse a partes iguales, y las sonrisas también, no hay Dios que las borre. Benditos sean los números primos. Hay una cosa que no sabes... Mas yo intuyo que tú eres su 11 desde aquel mismo domingo...

    ResponderEliminar
  3. Lo que más me gustó no es solo el día y el numero que describes, si no las palabras dirigidas a alguien como si fueran entre dientes, sin querer decirlas.
    Celia, me gusta como escribes. Y me gustaría también que entraras en mi blog, leyeras y me digas que opinas http://sonardespiertosvs.blogspot.mx/. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica