#Poesía 10.

La vida pasa.
La gente habla.
Los teléfonos suenan
y las vibraciones de los mensajes
no dejan de mover la colcha de la cama.

Y es que el tiempo pasa
y la vida huye.

Noto como el alma se esconde
en ese rincón del corazón
que late con miedo.

Y es que lo siento,
siento esa punzada aguda en el estómago.
Siento ese nudo que se hace y se deshace
en un movimiento continuo de tripas
que juegan a traerte hasta mi cama.

Y lo noto.
Noto los recuerdos de un mordisco,
y las mariposas que están deseando salir por la boca
para morir en el cielo
con cada nuevo rayo de sol.

Y creo, sólo creo,
que esto puede salir bien después de todo.

Alomejor es la poesía que me está volviendo loca
o el deseo de saber más de ella
y convertirme en poeta
o en simple lectora.

Pero hay algo, sé que hay algo que me empuja,
me incita a leer el siguiente verso de mi vida.

Y ese verso empieza con tu nombre.

Pero la rima no deja de ser asonante
y las estrofas libres
y las palabras simples

Aún así acaba siendo lo mismo,
la forma de mi vida,
melancólica,
estructurada en versos
y con una leve melodía
en la última sílaba de tu nombre.

Comentarios

  1. Mis versos también llevan tu nombre como insignia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que de tus versos y los míos salga algo digno de leer con una sonrisa en los labios.

      Eliminar
  2. "Y es que el tiempo pasa
    y la vida huye"

    Otros versos que me llevo guardados en mi archivo de versos míticos. Gracias, no puedes convertirte en algo que ya eres: poeta con todas las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes archivarlos y usarlo cuando quieras.

      Aún no soy poeta, ni nunca llegaré a serlo.
      Podré ver el mundo a través de los ojos de la poesía, pero hasta el día que me muera, no podré completar mi nombre con esa característica.

      Besitos!

      Eliminar
  3. Tú no eres poeta querida... Tú eres poesía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica