~Sigues ahí~

¿Sabes cuanto hace que no amo a alguien de verdad?

Todo sigue doliendo.

Hoy los recuerdos han llamado a mi puerta y aunque he puesto el pestillo, la cadena, y me he quedado sosteniendo la puerta para que no entren, no  se han resistido a matarme.
Han tenido ese asqueroso capricho de recordarme cuanto te he querido y cuanto te he amado, incluso después de irte y destrozarme.
 Me obligaste a acabar con todo mis sentimientos en segundos, con tres mensajes de mierda que destruyeron mi vida.
¿Y lo peor?
Lo peor es que no soy la misma, que he perdido esas ganas de amar.

¿Te acuerdas de lo bonita veía la vida antes de que llegases tú? Todo me parecía posible. Nada podría destruirme, ni hacerme caer. Buscaba a esa parte de que se había desprendido de mí al nacer.
Veía por todos lados el amor, los besos me parecían mágicos y un te quiero era tan perfecto como el mismo cielo.
Pero he perdido esas ganas de amar.
La única forma de querer que estaba aceptada en mi vida era la que tú tenías de hacerlo. 

No me dejas avanzar y como remedio, tan sólo puedo dejar pasar el tiempo para curarme de ti.
Por que sí, fuiste una enfermedad de esas que no te dejan hasta verte morir.

No te mostraste de verdad hasta el final, no me destrozaste el cuerpo, el corazón ni el alma hasta el último segundo de lo que, por aquel entonces, era mi vida.

Comentarios

  1. Las ganas de amar se marchan con el que se va, pero con el tiempo, ley de vida, acabarán volviendo, pero como para todo, hace falta tiempo.

    Ya está aquí el tonto de las canciones:

    https://www.youtube.com/watch?v=Ib_VcMksVbw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero que vuelvan.
      ¿Para acabar como antes? ¿Para volver al principio? Prefiero quedarme como hasta ahora, en la más dulce y bella soledad

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Funciona muchísimo.
      Te desahogas, te liberas de todo, te expresas y además, la gente que lo lee te comprende.

      Eliminar
  3. Todo sigue siendo posible, siempre lo es. No te rindas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún no he soltado ni la sonrisa ni el boli, todo sigue hacia delante.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica