Somos manada.

Se han creado tantos universos
en tan poco tiempo
que los infinitos se quedan cortos.

Se han roto tantos cielos
en tanto tiempo
que sólo llueve de vez en cuando
y a pedazos.

Se han roto tantas vidas
por tanta gente
y ha pasado tanta gente
por tantas vidas
que hemos decidido deshacernos de todo.
De todos.

Y ahora
por nuestra culpa
somos soledad.

Hemos llorado tanto
que nos llaman océano,
y hemos amado tanto
que nos llaman cristales rotos.

Por que cortamos.

Y lo peor que no es una persona,
ni dos,
ni tres.
Somos una manada entera de ojos vendados
de corazones encogidos,
de pecados consumidos
y de miedos.


Y lo peor de todo,
después de todo,
es que tenemos miedo a amar,
cuando sabemos que es lo mejor que el hombre podría haber inventado nunca.

Aunque sea la mayor putada del cielo.



Comentarios

Poesía entrópica