¿Cuantas personas y cuantas veces te dicen hola al día?

¿Sabes lo que pasó hoy, querido desconocido?
Estaba siendo un día de mierda (de hecho, ha sido un día de mierda por razones que ahora no vienen a cuento).
Fui hasta la taquilla a dejar las cosas y me coloqué en el lado izquierdo para abrirla y poder meter la libreta. Sin darme cuenta me puse justo delante de la tuya.
Llegaste, y me dijiste hola.
Por supuesto no tenías intención de empezar ninguna conversación conmigo, (no soy yo quien te interesa) pero me pareció bonito que me saludases sin conocerme de nada y sin habernos dirigido la palabra antes. Aun que sólo fuese para que me quitase de en medio.
Bajé las escaleras sonriendo.
Fue una tontería. Joder, ¿Cuantas personas y cuantas veces te dicen hola al día?
Pero fue bonito.

Supongo que cuando estás triste, aprecias las cosas insignificantes de otro modo.

Poesía entrópica