.



Parece que sí queda humanidad en España. 
Un bar de Santander. 


Comentarios

Poesía entrópica