~todo él~

Siempre hay alguien que te rompe los esquemas, que te corta la respiración, que te impide pensar en otras cosas, que no te deja vivir, por que lo tienes en tu mente, en tus recuerdos y en tus pensamientos. Esas personas marcan.
Encuentras muy pocas personas en el mundo que son como tú, que se parecen a tí, con las que compartes aficiones, pensamientos o historias. Hay muy pocas personas, y son muy difíciles de encontrar.
Yo la he encontrado.
He encontrado a mi persona, a mi medio limón, como solíamos llamarnos, y realmente, hasta ahora, ha sido lo mejor que me ha pasado, lo mejor que he vivido, lo mas intenso que he sentido.
Él.
Es él el que no me deja pensar en otras cosas, es él el que me nubla la vista, el que me hace perder la noción del tiempo cada vez que estoy con él. Es él, la persona más especial que jamás he conocido.
Y si, no tengo vergüenza en decirlo. Estoy orgullosa de mí misma, por que él también se fijó en mi. He sido capaz de atraerlo, de que esté conmigo, de que me haga caso y de que me quiera.
Tengo miedo. Tengo miedo por que estoy sintiendo cosas que nunca antes había sentido, que ni siquiera sabía que existían. Estoy enamorándome. Lo quiero. Muchísimo. A él. A todo él. Sus labios, sus orejas, su cuello y su piel. Todo me encanta. Todo me atrae. Todo me da motivos y razones para seguir a su lado, para compartir mi vida con él. Todo lo que dice, lo que piensa, y lo que exterioriza, todo me parece hermoso.
Una tarde de Marzo me dijo: "Llamar pequeña a la cosa más grande de tu vida"
Realmente iba a llorar en ese momento. De emoción. De sentimientos guardados. De deseo de estar en ese preciso momento con él. En ese momento, y en todos los del día y de la noche.
Deseo que esto no acabe. Nunca.
Sí, es cursi, sí, lo dice todo el mundo, sí, será una estupidez, pero para mi es algo muy grande, algo que no puede describirse con palabras, algo que es imposible explicar hasta que lo vives.
Le quiero.
Le amo.
Y es la mejor persona que se ha cruzado en mi vida.
Ahora creo en el destino.
Ahora más que nunca.
Gracias a él, al destino, estoy ahora con él, y es lo mejor que jamás me ha podido pasar.

Poesía entrópica