~¿empezamos?~

Antes que las matemáticas o la literatura, tendrían que mostrarnos otras cosas. Cosas que nos enseñen  aceptarnos, a creer en la vida, en el destino, en nosotros mismos.
Cosas como por ejemplo, que tras la lluvia siempre vienen el sol, que los arco iris se forman con una lluvia leve, que antes de cada lágrima ha tenido que haber una sonrisa o un sentimiento, y que después del mal trago, siempre habrá una bebida con mejor sabor. Que donde hubo sangre, hay ahora una cicatriz y que si se quiere, se puede.
Tendrían que enseñarnos a amar como se debe amar, a querer y aprovechar la compañía de las personas a las que queremos, por que queramos o no, algún día se van.
Tendrían que enseñarnos que sólo se puede llorar de alegría, que hay que apreciar a las personas, aceptarlas tal y como son, por que si no ellas no nos aceptaran tal y como somos nosotros. Tendrían que enseñar los pequeños placeres de la vida, y como ser feliz con poquitas cosas.
Hace falta años de práctica, desarrollo y madurez para conseguir aprender todo esto.
Empecemos hoy, sigamos toda la vida.

Poesía entrópica