~curso nuevo~

Hoy he empezado las clases.
Ha sido horrible.
No tengo queja de lo profesores. Son todos fantásticos, y no niego que hoy, siendo ya el primer día, me he dejado cautivar por mi profesor de Historia y Ética...
Oh Dios mío....
Alto, de ojos verdes y con el don de la palabra. Con el discurso incial de entrada, ya ha conseguido engatusarme. No sé si el probelma está en mi, que dejo cautivar demasiado rápido, o en él que es demasidado atractivo. Eso debería estar prohibido, por que para las estudiantes como yo, resulta un probelma, y nos vamos... ¡Sí, nos vamos! Nos distraemos demasido rápido...

Pero, lo que me ha horrorizado, lo que me ha estremecido, ha sido mi clase.
Por alguna razón que desconozco, han cambiado todo. TODO.
Las clases del año pasado se han deshecho. Se han mezclado y cambiado a los alumnos, desquilibrando mi mundo, aquel en el que yo tan feliz vivía. Me han cambiado de clase, y con ello, tambien han cambiado a la gente de la que me había rodeado siempre, con la que ya tenía lazos de cariño, con aquellos con los que había estado desde que entré en el instituto.
Dejando a un lado eso, ese cambio inseperado sin motivo aparente, no me quejaría si estuviese en una clase con compañeros agradables y sociales, de esos con los que se puede mantener una conversación fluida... Pero no...
Son seres sin alma.
He llegado a la conclusión en el primer día.
Mi único apoyo es una de mis mejores amiga, a la cual la han cambiado conmigo... Pero los demás son seres sin alma que asienten y niega en función del profesor. Se dejan llevar por la corriente, y no opinan, no hablan, no demuestran que son seres animados... Es horrible....

No suelo escribir mis vivencias aquí, pero... dios... necesitaba escribirlo y dejar constancia de ello. Espero, con sinceridad, que se espabilen un poco, lo necesario para que pueda debatir con ellos en clase... por favor, lo suplico..

Comentarios

Poesía entrópica