~Cuestión de altos precios~

Lo siento, pero las cosas cambias.
Puede que os sigan gustando aquellas mujeres que vestían faldas largas, sin dejar ver más allá del tobillo, con los modales refinados de la época, quedando a cargo de los niños y siendo las que trabajábamos en casa. Las que no podíamos fumar ni beber. ¡Cuidado! No te emborraches por que llegar a casa con un punto de embriaguez, solo está permitido para ellos.
Ahora seguimos sin poder hacerlo, pero sin embargo desafiamos todo eso que vosotros decís y bebemos, y fumamos, y vestimos con pantalones cortos y faldas por encima de las rodillas, dejando ver parte de nuestros muslos. Conducimos si queremos, follamos si nos apetece y por supuesto, somos madres si lo deseamos.
Ya no vamos por casa acompañadas de la aguja y el delantal, ni corremos detrás vuestra cuando necesitáis que os hagan algo de comer.
Que nos masturbamos y bailamos sensualmente, sin tener que ser unas zorras que se restrieguen en vuestros pantalones.
Que miramos lo que queremos y hablamos si lo deseamos.
Que tú y yo somos iguales.
No voy a ir arrastrándome por tu culo sólo por tener unos ojos bonitos o por lanzarme esas sonrisas tontas que le regalas a todas.
Que tengo mi precio, y tú no estás al alcance.

Comentarios

  1. Te he nominado a los Liebster Awards, espero que no te importe.
    Pásate por mi blog y lee de que va, y si te interesa, ya sabes.
    Un beso! ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica