~Pérdidas olvidadas~

- ¿Dónde perdiste la sonrisa?- Me dijo alguien mientras me rozaba el hombro.
- Quedó olvidada en el fondo del cajón.
- Ese no es el sitio dónde más se luce.
Di media vuelta, dándole la espalda y empezando a andar. Eso no era asunto de él.
-Una sonrisa ya no vale nada- musité, antes de ser engullida por la masa de la ciudad.

Comentarios

  1. Las sonrisas siempre tienen poder balsámico, aunque en ocasiones la perdamos, acaba regresando con el tiempo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Una sonrisa es de las pocas cosas valiosas que quedan en este mundo cada vez más frío. No pueden comprarse, y eso, le da mucho más valor en donde se dice que el dinero lo mueve todo. Una sonrisa sincera suele ser uno de esos regalos contagiosos que se le hace a las personas que te rodean. Si bien hay ocasiones en las que cuesta sonreír, no debemos desechar nunca la sonrisa, ¿quién sabe? A lo mejor un día entran ganas de sacarla del cajón y mostrarla al mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido sea ese día, y todos sus sucesores.
      Besitos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica