#Poesía. 5

Y depués de gritar de desesperación,
después de rebelarse contra todo lo impuesto,
después de dar el grito de guerra y comenzar la batalla de nuevo,
después de gritarle desde el alma,
desde lo más hondo de su ser,
quedó callada, quieta y sentada en la cama,
temblando, sintiendo los movimientos nerviosos de sus músculos, la agitación que se guardaba en su pecho.
Se quedó mirando a un infinito inexistente, moviendo sus pupilas nerviosamente, pensando en todas y cada una de las palabras que sus labios habían pronunciado.
Se quedó sentada, perdida en aquel mundo que se escondía en el recodo izquierdo de su mente.
Totalmente inaccesible, totalmente neutra.

Comentarios

  1. Neutra tal vez, pero habiendo vaciado lo que lllevaba dentro para volver a empezar.



    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica