~Diálogos~

Hablaba. Soltaba palabras incongruentes por sus labios. Gesticulaba rasgando el aire. Pausaba su discurso volvía a empezar.
Vomitaba construcciones gramaticales, dominaba su vocabulario con el látigo en la mano y entonces, respiraba para tomar impulso y empezar de nuevo.
Pero cesó.
Me miró, y todas las palabras se las llevó el viento.
Solo quedábamos él, su mirada desgarrada y yo, entre toda aquella masa a la que llamaban mundo.

Comentarios

Poesía entrópica