#Poesía 7.

Y el tiempo pasa.
Aprendo a besar despacio,
cada vez más lento.

Siento la sangre por las venas,
pero no tu aliento en mi cuello,
Y esto causa un efecto contraproducente
Echo de menos los escalofríos
aunque me sobran los te quiero.

Poco a poco aprendo.
Entiendo lo que es la vida,
y todo lo que suele llevar de la mano.

Comprendo eso de que no hay una continuación,
que las cosas se acaban
que el tiempo se escapa
que los segundo pasan sin darme tiempo a la reacción,
y que me dejan peor de lo que me encontraron,
sin amor, y con los ojos al borde del llanto.

¿Qué complicado no?
Que difícil la situación.
Cómo duele el alma
Como se desgarra el corazón.

Ya no queda el rastro de los besos en las mejillas
ni el pintalabios en el centro del pómulo.
Ni siquiera, el reflejo del amor en el rostro.
Ya no aparecen las sonrisas que anticipaban un beso,
ni la conexión de una mirada sostenida en el aire.
Ni siquiera quedan los susurros de los te quiero,
que quedaban ahogados tras cortarse la respiración.

Qué triste todo.

El sol ya no luce como antes,
se avergüenza de tu decisión.
Las nubes se han tintado de negro,
también echan de menos tus besos.

Y yo..
Yo no puedo ni pronunciar tu nombre
ni escuchar una canción sin imaginarme susurrandote la letra al oído.
No puedo aparecer por el centro
sin sostener tu mano sobre mis dedos.
No puedo.

Comentarios

  1. Siempre hay un tiempo de duelo en el que todo se ve de una forma extraña y te falta esa persona. Hay que darse ese tiempo, si lo miramos con otros ojos, cuando uno se siente así, la inspiración está a flor de piel.

    Cuídate mucho.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo, me ha gustado.

    Un saludo desde el oeste del planeta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias!
      Necesito mejorar muchisimo todavía, pero supongo que esto es un principio.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica