.

Pasaron las bromas, las risas y las caras después de la humillación de alguna frase.

-Te mataré por todo lo que te estás metiendo hoy conmigo- me dijo

"Ya me mataste cuando me dejaste, gilipollas"- pensé.

Comentarios

  1. Zas... hay personas que no se dan cuenta del caos que sembró su marcha.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se dan cuenta, por que si supiesen lo que han dejado atrás, ni se les habría pasado la idea de irse.
      O sí, y lo único que buscaban era ese dolor.

      Muchísimas gracias por todos los comentarios Oski, cada uno me hace un poco más feliz mi vida.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica