~Mi futuro~

He decidido qué quiero hacer con mi vida.
Sí, a pesar de mis dudas, de mis momentos de indecisión y de mi profundo sentimiento de pérdida, lo he decidido.

Hoy, los alumnos de cuarto hemos hecho unos juegos en el patio del instituto durante todo el día. Teníamos que explicar a los chicos de otros cursos qué debían hacer, jugar con ellos y meter un poco de dificultad para que todo se hiciese más ameno.
He jugado, me he caído, me he reído de mi misma como nunca y he estado feliz.
Lo he repetido todo una y otra vez, pero ni la sonrisa ni la paciencia me ha faltado.
¿Y sabes qué?
Es a lo que quiero dedicarme.
Quiero ser mayor, tener canas y vestir con ropas de colores oscuros. Pintarme poco y andar con la tiza como espada.
Quiero ponerme delante de una clase, explicarles a todos algo y luego ver su progreso. Dejarles que den pasos ellos solos, pero también ayudarles a levantarse cuando se caigan o a avanzar cuando las cosas son difíciles.
Quiero ser la tutora de algún curso, mostrarles mi apoyo y ser alguien en quien puedan confiar.
Quiero ser esa maestra que siempre recordarán.
Quiero verles evolucionar, crecer, cambiar durante un año. Sentirme orgullosas de ellos y poder darles la mano cuando me la pidan.
Quiero, por todos los medios, enseñarles a que vean el mundo como yo lo hacía a su edad.
Por que de verdad, es algo hermoso y pienso que esos niños tendrán padres de mi edad que habrán pasado por miles de situaciones, pero que por la tecnología, no sabrán lo que es tomarse un descanso y hablar con sus hijos.

Comentarios

  1. Creo que si sientes esa llamada es pura vocación. Ánimo y a por ello. No hay nada como encontrar hacia dónde quieres dirigir tus pasos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica