~Todo el protagonismo para un beso~

Hay detalles que marcan la diferencia, es cierto. Pero hay otras cosas que son mucho más grandes, que no pasan como detalles sino que están ahí, en primer plano, siendo las protagonistas de la escena, de todo el espectáculo.
El momento cumbre, el segundo estrella, el clásico instante en el que todo se para, en el que la vida se ralentiza de una manera especial como en las películas de la gran pantalla.
Y es que esos segundos son por los que vale la pena vivir.
Esos instantes en los que tu vida pende de un hilo, en los que tu corazón se para, o por el contrario late demasiado deprisa. Tan deprisa que lo sientes contra el pecho de la otra persona.
Esos segundos en los que el curso de la vida se para y toma un nuevo rumbo.
Esos segundos que dura un beso inesperado.

Comentarios

Poesía entrópica