~Cosas buenas y malas~

Tengo suerte, mucha suerte.
Hasta ahora todas las personas que me han rodeado no me han hecho mucho daño.
Al menos no queriendo.
Tengo unas amigas que no me merezco y unos padres que se quedan muy por encima de los demás.
Los chicos que me han gustado siempre han estado ahí, y  mi vida amorosa aunque en su momento parecía el mayor desastre del universo, no ha sido tan mala al fin y al cabo.

Me siento bien conmigo misma.
Después de mucho tiempo enfrentándome a unos sentimientos que me mataban poco a poco, he conseguido vomitarlos junto con todas esos cuerpos que me vendieron como mariposas en un bote de cristal. Después de todo parece que la cuesta arriba sigue estando y que las curvas ya se han acabado.
Parece que este año no va a ser tan mierda como pensaba, y aunque haya empezado de la peor manera posible, ha ido mejorando poquito a poquito.
Ha ido cambiando todo tan despacio que cuando me he dado cuenta todo era diferente.
Sigo pensando que en este año me quedan más cosas malas que buenas por vivir. Es una de esas intuiciones que tienes de vez en cuando y que sabes que por mucho que hagas, siempre son correctas.
Pero bueno, si las cosas malas llegan, vamos a esperarlas con los brazos abiertos, a ver si se van a joder a otros a los que puedan molestar más.

Comentarios

Poesía entrópica