~Rompiendo con mis propias limitaciones~

No sabéis bien lo que llevo intentando hacer este truco.
Patino, caliento, hago algunas sentadillas para preparar los muslos y empiezo a intentarlo.
Me agacho todo lo que puedo, pongo todo mi peso en el patín de abajo, lo llevo hacia atrás e intento alzar el pie derecho y coger el lateral.
Entonces desnivelo, se me va el patín de detrás y me caigo.
Arrastro todo mi cuerpo por la plaza roja, me mancho de la suciedad que hay en el suelo y se me raspan las rodillas, se desgastan las muñequeras y destrozo los pantalones.
Pero me levanto, y después de recuperar la respiración, vuelvo a coger carrerilla para intentarlo de nuevo.
Y otra vez me caigo. Me mancho las piernas y rompo los pantalones.
Mis muñequeras están más muertas que vivas por culpa de intentarlo.
Pero después de tanto tiempo probando a desafiar a la gravedad, llega un momento, un segundo, una décima del tiempo de mi vida en el que consigo levantar el pie unos centímetros por encima del nivel del suelo. Tan sólo avanzo medio metro, pero no me caigo.
Consigo acabar el truco y levantarme sin que mi culo roce el suelo.
Me tiemblan las piernas, estoy cansada y respiro con dificultad. Pero después de todo, lo he conseguido. A pesar de lo que pensé en un principio, lo he conseguido. Y entonces, el suelo deja de asustarme.

Comentarios

  1. "Si te caes, te levantas", que rapearía el Langui. No hay mayor satisfacción que conseguir algo tras mucho esfuerzo y no cejar en el empeño.

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego te das cuenta que esa satisfacción es superior a cualquier otra cosa. Y aún más si llevas tanto tiempo buscándolo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica