~Sabor a otro~

Me miré en el espejo del ascensor y me di cuenta en los puntitos rojos que tenía en los pómulos. 

-Mira, me está saliendo una alergia a algo y no sé a qué.
-¿Sabes como se cura eso?
-¿Cómo?

Y me besas. 

-¿A besos?- te susurro
-Si, pero sólo sirven los míos, no los de otros. 
-¿Y para qué quiero yo besos de otros?

Y salimos del ascensor y nos callamos.  
Después de eso nos vamos cada uno por un lado con el sabor del otro en la boca. 

Comentarios

Poesía entrópica