Creo.


No creo en eso de tirar monedas a una fuente y que se cumplan los deseos.  Tampoco creo en las velas de cumpleaños, ni en las estrellas fugaces. 
No soy muy aficionada a decir "ya se arreglará" o "vendrán a buscarme", por que eso nunca pasa. 
Y qué quereis que os diga, tampoco  creo en los imposibles ni en las casualidades. 

Pero creo en eso que me hace sentir.
En las sonrisas y sus causas, en los libros que atrapan desde la primera página y en los días medio nublados que hacen feliz. 
Creo en eso de morderse el labio y las razones para hacerlo, y en cada poro de una piel erizada. 
Creo en todo lo que sean iniciativas y por supuesto, creo en la escritura. 

Y depende del día, creo o no en el amor y en todos sus desastres y consecuencias.

Comentarios

Poesía entrópica