Asignaturas.

La geografía dejó de ser geografía cuando le conocí y tuve ganas de besar todos los lunares que puede llegar a tener su espalda.
La historia dejó de ser historia cuando no contaba la curiosa forma que tuvimos de conocernos, y de todo el desastre que hicimos después.
Las matemáticas dejaron de ser matemáticas cuando lo único que me quedaba por solucionar eran las cuentas pendientes de todo lo que nos debemos, cuando la incógnita de mis ecuaciones era su sonrisa o cuando un i <3 u se quedó después de todo.
La lengua dejó de ser lengua cuando su boca no estaba encajada en la mía, cuando lo único que necesitaba era todo lo que me él podía brindar y cuando sólo me faltaba la poesía que se me removía cuando me besa.
El inglés dejó de ser idioma internacional, cuando decidí arriesgarme a viajar a su lado, aunque sólo hayamos cruzado juntos una frontera: la de los imposibles.


Comentarios

Poesía entrópica