Filofobia.

Hay algo por ahí que me está destrozando.
Va de arriba abajo,
de izquierda a derecha,
de dentro a fuera,
y no para,
hasta llegar a tus labios.

Hay algo por ahí que me está matando,
unas ganas de ti
conmigo,
de comerte la boca,
de destrozarte el labio,
de morderte hasta hacerte sangre
y de saborear cada lado de ti.

Tengo visiones
con la circunferencia de tus ojos,
con las líneas de tus mejillas cuando sonríes,
con tu pelo peinado y despeinado al mismo tiempo.

Y joder, me estoy muriendo.

Hay algo por ahí
que no sé como debo llamarlo
que me está destrozando la vida,
las tardes
y las siestas,
por no hablar de las noches en las que no puedo dormir,
por culpa del nudo que se encapricha en hacer y deshacer
todos mis miedos.

Creo que hay gente que le llama amor.

Nunca me ha dado tanto miedo
una palabra de cuatro letras,
aguda,
con los puntos suspensivos a los costados,
con el significado del desastre intrínseco en el concepto
y con tu nombre como título,
introducción,
nudo
y desenlace.

Comentarios

Poesía entrópica