Poesía 30

Hay tantas palabras bonitas y
tantos poetas deseando escribirlas, 
describirlas
y hablar de ellas, 
que no sé como nos las arreglamos
para que todo salgamos jodidos. 

Al final la relación no resulta directamente proporcional, 
y el número de poetas que las descubren
no llega ni al 1%, 
y el número de palabras descubiertas, 
no es ni la mitad de lo que podría ser
si nos atreviésemos a lanzarnos a los brazos vacíos
de las expediciones literarias. 

El caso es que las palabras bonitas
son bonitas por sus significado, 
contexto,
morfemas, 
lexemas, 
prefijos, 
sufijos, 
letras intervocálicas, 
por el sonido que hacen al ser pronunciadas, 
por el siseo de la lengua, 
por abrir y cerrar los labios, 
por poner entre dientes a los vocablos más bonitos del léxico. 

Como amaba, 
gritaba, 
tu nombre, 
 conmigo

Como gemía, 
se corría, 
naufragaba
 y volvía, 
contigo. 

Como resilencia, 
amar, 
caer, 
romper, 
morir,
superar, 
y acabar haciendo poesía
en tus labios 
para no caer en la locura
que supone que estés conmigo. 



Comentarios

Poesía entrópica