Pura dinamita.

Tengo algo que decir,
algo muy serio,
algo que debería temer desde el primer momento en que lo sentí.

Os lo presento:
se llama amor y explota.

Es como un atentado de ETA en el corazón,
como cien mil huracanes presos en las costillas,
como un enjambre de abejas enfurecidas en el estómago.

Es como un petardo en el oído,
como los intentos fallidos de vivir,
como los destrozos naturales que ocurren en cada centímetro de mi cuerpo.

Es algo así como poesía,
miedo,
sexo
y destrucción.

Y él...
Él es todo eso elevado a quito múltiplo del noveno decimal del número pi.
Él es el conjunto de explosiones que desestabilizan mi realidad.
Él es pura dinamita,
descontrol,
y miedo.

Comentarios

Poesía entrópica