Qué bonita noche.

Que buena noche se ha quedado para escribir,
de ti,
conmigo.

Que bonita noche se ha quedado para besarte,
para rodearte el pecho y la espalda,
para tomarte medidas a la desesperada,
para cerciorarme de que esta vez
te quedas conmigo.

Qué bonita noche se ha quedado para hacer arte contigo,
para hacerte el amor,
para que me lo hagas,
para recorrerte de Norte a Sur,
de Este a Oeste,
desde ese lunar que tienes en la clavícula,
hasta todos los peligros que tenga tu espalda.

A lo mejor he encontrado el amor de una vez por todas.
Al fin puedo dejar de compadecerme de mi misma,
de pensar que me van a matar de nuevo.
Qué alegría pensar que voy a dejar de ser la chica sastre que llevo siendo más de un año,
uniéndome a pedazos
reconstruyéndome a pasos agigantados
por que no me ha quedado otra para tener la misma posibilidad de tenerte conmigo.

Qué bonita noche se ha quedado para hacer poesía con tus dedos,
para comerte con apetito de náufrago
para ser artista recorriendo toda tu geometría.

Qué bonita noche se ha quedado
para quererte

sin condicionales de tiempo. 

Comentarios

Poesía entrópica