Fui feliz.

Ayer fui feliz.
Ayer estuve con todas esas personas que necesitaba estar. Me deshice en abrazos, en besos, en risas y en carreras para llegar a tiempo. Era justo lo que necesitaba. Estaba justo con quien necesitaba.
Una amiga vino y me dijo "estás muy guapa" y otra apuntó "ella siempre está guapa". La primera dijo "No, no, hoy está feliz."
Y lo estaba.
Aquello ha sido una de las cosas más bonitas del año y ellos no se dan cuenta de lo importante que ha sido para mí. No tienen ni puta idea de lo que ha sido ver a toda la gente que quiero unida.
A pesar de lo que advertí, a pesar de decir que no quería regalo, se presentaron con una caja enorme llena de cosas, camisetas, frases, chucherías y un naufragio.
Me eché a llorar. Lloré pero no por el hecho de que me regalasen algo, si no por el hecho de ver a mi gente reunida.
Dejé a un lado todo lo que temía, todo lo que me da miedo del mundo y de mí misma, dejé a un lado el miedo que le tengo a la vida y disfruté como nunca.
Ayer fui feliz y seré feliz el resto de veces que me acuerde de ese día.








Comentarios

Poesía entrópica