Y esto es una mierda.

No tenemos ni idea de la falta que nos hace que alguien nos escuche.
Los ánimos están por los suelos por que nadie quiere hablar ni escuchar, por que nadie se preocupa de nadie y por que estamos demasiado metidos en toda esta mierda a la que la gente llama rutina.
Hace poco hablé con una chica que estada derrumbándose. Una chica que no quiere hablar de ella por que sus amigos ya tienen suficientes problemas, por que se siente mal si cuenta cualquier gilipollez. Y se siente sola.
Os juro que no hice nada. Me acerqué a ella y le dije que estaba allí para todo lo que necesitase, que aunque las cosas iban mal podía contar conmigo. Le toqué el hombro y se echó a llorar. Me salté una hora de clase por que me necesitaba y estuvo hablando la mayor parte del tiempo. Yo escuchaba por que era lo único que ella necesitaba en ese momento, por que se sentía sola en este mundo lleno de gente.
Cuando terminó me dijo "Eres una psicóloga maravillosa". Os prometo que en todo el tiempo que ella estuvo hablando no dije una palabra, sólo le miraba a los ojos enrojecidos e intentaba tranquilizarla cuando se echaba a llorar desconsoladamente.
Ayer me pasó lo mismo pero con una persona distinta. Está de capa caída por que tiene problemas dentro del pecho y no quiere hablar con nadie por que nadie le escucha. "Supongo que todos tenemos problemas y no hace falta que yo venga a contarle los míos a nadie, suficiente tienen con los suyos."
Pero él me habló y yo le escuché. Y joder, sigo viva ¿no? De hecho me siento muchísimo mejor que otras veces aun que él crea que ha puesto sus problemas encima de mis hombros.

Últimamente todo el mundo mira al suelo, nadie sonríe con facilidad y sólo nos preocupamos por los estudios, pero descuidamos de lo verdaderamente importante de la vida, nos descuidamos de nosotros mismos.
Un ocho es mucho mejor que sentirte bien con la vida, y eso es una mierda.
No tenemos ni puta idea de la falta que tenemos de que alguien nos escuche, y eso es una putada.

Comentarios

Poesía entrópica