No vengas, que dentro sigue lloviendo.

Pido muchas cosas al día, puede que tenga ideas un poco extrañas y me queje demasiado.
Pero primavera, no llegues todavía.
Por favor.
No llegues por que he dejado de ver los días soleados, bonitos.
No llegues por que no soporto que el mundo no vaya a mi ritmo,
que haga más calor fuera que dentro,
que haga sol cuando lo único que quiero y tengo, son nubes.

Primavera, no vengas
que dentro
sigue lloviendo.

Comentarios

Poesía entrópica