Que no me quieran por que no quiero caer de nuevo en esa trampa que es el querer

Hoy es domingo de poesía con canciones tristes de fondo,
decidiendo si salvar el mundo o hundirme con él,
pensando en la fragilidad del corazón,
en la facilidad con la que nos matamos unos a otros,
y en la sensibilidad de ciertas personas que no saben amar mal
y se terminan haciendo daño.

Hoy es domingo de poesía y llueve,
llueve dentro y fuera,
llueve en los resquicios de las paredes de mi armadura
y la grandeza de un imperio se está viniendo abajo.

Hoy es domingo de destrozar la vida,
de pensar en las ambigüedades,
de batallar en la guerra interna,
de luchar contra los demonios de una decisión que cuesta tomar.

Hoy es domingo de querer que me hagan el amor sin sexo,
que me acaricien la espalda con los dedos,
que me abracen el alma sin pedir nada a cambio
y que escuchen todos y cada uno de los sueños que tengo entre manos.
Pero que no me quieran,
que no me quieran por que no quiero caer de nuevo en esa trampa que es el querer.

Que no me quieran,
que no sé querer.

Comentarios

  1. Me encanta tu forma de escribir, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Es un placer compartir lo que llevo dentro y que aún encima, te guste.

      Un verso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica