Más que nadie y más que nunca.

Mira cielo, yo no sé qué era eso.
Te necesitaba cerca estando lejos
y me ponía nerviosa por todo lo demás.

Yo no sé qué tenía en la cabeza esa tarde
pero no podía dejar de buscarte con la mirada para ver dónde estabas,
porque me sentía insegura si no estaba contigo.
De toda aquella gente,
podía contar con los dedos de una mano los que se quedarían conmigo
y tú estabas entre los primeros.

Puede que hay sido todo lo que ha pasado entre nosotros estos días,
la semana de mierda que he tenido
las ganas de abrazarte con el alma y no soltarte nunca
o la forma tan curiosa y perfecta con la que encajan nuestras manos al recorrer camino.
Ya lo decían Machado y Serrat:
se hace camino al andar
y yo quiero andar contigo.

A lo mejor es el miedo a perderte
y a no encontrar a nadie más que sepa quererme como tú,
que lleve tu nombre en la cubierta
y nuestras historias en la sinopsis,
que subraye con lápiz las frases bonitas,
me bese la espalda, me sujete la cintura y me hable susurrando.

Puede que hayan sido las horas que me faltaba por dormir,
porque he pasado las últimas noches pensando más en ti que en cualquier otra cosa.
Y así hasta las tres de la mañana,
acumulando sueños e idealizando nuestra utopía.

Se me han llenado los dedos de palabras bonitas que te definían.
Parece mentira que todo el mundo sepa lo increíble que eres
y que seas el único que no te lo creas.
Parece mentira que seas tan impresionante
y no lo sepas.

Puede que fuese todo esto
o el alcohol que nunca había bebido y  me subió tarde y de golpe,
que me hizo reír y casi llorar                                                                           (por ti, por mí, por un casi nosotros)
y que me ha provocado un dolor de cabeza que joder,
aunque hay posibilidades de que esa molestia venga producida por todos los sueños que me faltan contigo.

Yo no sé que era eso
pero tenía ganas de quererte más que nadie y más que nunca,
aunque aún esté aprendiendo cómo hacerlo.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias cielo. La suerte es tener razones por las que escribir.

      Un beso.

      Eliminar
  2. El texto es precioso.
    Enhorabuena.♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias bonita!
      Es un placer que me leas.

      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica