.



Y lloré. Lloré de felicidad por tenerle tan cerca, por sentir eso que me iba a reventar el pecho. Lloré y aún no sé muy bien por qué lo hice pero él me miraba y me decía que no llorase, que él mismo se rompía por dentro. 

Comentarios

Poesía entrópica