La revolución comienza en tus párpados.

No puedo parar de hacer sonar La vie en rose con la pequeña y única caja de música que tengo,
y no sé si es porque estoy triste,
porque es una noche de mierda
o porque han llamado a la puerta;
y no eras tú.

Estamos a finales de Junio
y tengo frío.

Ya no sé si es una sensación térmica o una forma de pedir tus brazos.

Yo sólo sé que el mundo está loco,
que el cambio climático nos está llevando a la mierda,
y nosotros estamos llevando a la mierda el planeta.

Menos mal que aún me quedan energías para decirte que te quiero.
Aunque sea bajito.
No hace falta que te enamores de mi, si total voy a acabar haciéndote daño,
sólo quiéreme bajito.

Las revoluciones comienzan en tus párpados
y perdóname si quiero huir,
pero hace tiempo que no conozco otra manera de vencer los miedos.

A veces la huida es la forma más inteligente de escapar del peligro.

Y tú,
amor,
eres un peligro.

Comentarios

Poesía entrópica