No creo en la suerte, creo en las ganas de conseguir los sueños.

Un niño de seis años aprovecha que sus padres duermen para salir a la carretera con su cochecito de pedales. Ha sido hallado en una autopista de Munster,  cerca de Alemania. El niño ha dicho a la policía que sólo quería ver las estrellas. 

-Extracto de la película Amélie- 


Siempre he pensado que somos soñadores desde que nacemos,
que es una característica natural
como tener el pelo liso o rizado, 
como ser valiente o cobarde, 
como tener dotes de liderazgo o dejarse llevar. 

Siempre he pensado que los sueños se crean a lo largo de la vida, 
pero sólo depende de nosotros intentar alcanzarlos                               como el amor. 


No creo en la suerte, en la iglesia ni en Dios, 
creo en la lucha contra uno mismo, 
contra las circunstancias impuestas, 
contra la rapidez del mundo girando. 

No creo en la suerte, 
creo en el amor y en las ganas de conseguir los sueños, 
en los cambios, 
en la fuerza,
en levantarse y seguir, 
aunque sea solo por inercia.

Creo en los soñadores con ganas de soñar.

Creo en ti y en mi, 
en nosotros. 

Sé que juntos somos invencibles, 
y es que cielo, 
desde que estoy contigo no puedo parar de soñar. 


Comentarios

  1. "No creo en la suerte, creo en el amor y en las ganas de conseguir los sueños."
    Preciosa frase, precioso todo lo que escribiste!
    Un beso grande :)

    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias cielo!
      Es un placer tenerte tan a menudo por aquí.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica