Mini-trofeos

Ganar o perder, esa es la cuestión.
En una sociedad egocéntrica donde creemos que el ser humano es la única especie inteligente con vida, donde convertimos a nuestros dioses en seres con cuerpo y forma iguales a nosotros, donde la vida de un animal nunca es igual a la nuestra sino inferior. En una sociedad en la que alimentamos nuestro ego de forma constante con "likes" en Facebook, "me gusta" en Instagram y "fav" en Twiter, no existe el disfrute puro de la vida.
Siempre es ganar por ganar, siempre es alcanzar un mérito por acumular los trofeos expositorios, siempre es llegar a la universidad, llegar a la juventud, llegar a la madurez, llegar a la vejez, llegar a la felicidad, llegar al amor, llegar a los estereotipos que nos auto-imponemos. Siempre es llegar y nunca pararse en el camino para disfrutar del momento justo.
No estoy hablando de afianzar la despreocupación de un futuro que nadie conoce. No estoy hablando de vivir sin importar el tiempo venidero, las circunstancias posteriores ni los problemas que nos puede ocasionar una vida desenfrenada. Estoy hablando de pararse, respirar y bajar el ritmo de una sociedad que nos ahoga.
Estoy hablando de ganar el tiempo invertido en un juego independientemente del resultado, estoy hablando de alcanzar un mérito habiendo trabajado para conseguirlo, estoy hablando de llegar a la universidad pensando que los años de institutos han sido los mejores de tu vida y los has disfrutado como jamás disfrutarás cualquier otra cosa, estoy hablando de alcanzar el amor sabiendo que todo lo que has sufrido anteriormente te sirve de lección, estoy hablando de dejar a un lado los estereotipos y fijarte en lo bonita que es una foto de una mujer con arrugas.
Todos necesitamos confianza, es cierto, pero es muy triste pensar que tu seguridad depende de los logros que todo el mundo sabe que has alcanzado. Me gusta más pensar en los trofeos minúsculos y casi imperceptibles que nadie tiene en cuenta.
La sonrisa de un niño.
Un nuevo concepto.
Una nueva opinión.
Un pequeño descubrimiento.
Una lágrima de alegría.
Un desconocido que te sonríe.
Sonreír a un desconocido.
Entender algo que parecía realmente difícil.
Pasar una época de estrés.
Un buen libro.
Una buena foto.
Encontrar a una persona que vale la pena.

Tú. 



Comentarios

Poesía entrópica