.

Para mi,
la gloria no es otra,
que una sonrisa en tu boca,
después de un beso con sabor a sal.

Comentarios

Poesía entrópica