Un libro que podríamos ser nosotros.

El tiempo no se puede medir en segundos, 
si no en pérdidas. 

Estoy leyendo un libro precioso, y cada palabra me susurra tu nombre.
Todo es desesperación,
miedo
y angustia.

Estoy leyendo un libro precioso.
Dos jóvenes que se enamoran en un verano que pasa más que rápido.
en el que se amaron como nunca antes -ni después- lo han hecho.
Dos jóvenes que podríamos ser nosotros.

Ellos acababan separados por más que kilómetros.
Pasaron 14 años que no fueron sólo eso,
fueron 168 meses llenos de pérdidas.
Esos dos jóvenes no pudieron pasar la vida juntos.
Dos jóvenes que podríamos ser nosotros.

Siempre me han llenado las palabras de cualquier libro,
pero este me está dejando vacía,
rota
y llorando.

Creo que es una prueba más del miedo que tengo a perderte.

Las palabras no deja de retumbar en mi cabeza
y todas las canciones se están alineando en para crear la sinfonía más triste que he escuchado nunca.
Ese libro me está haciendo temblar
pero creo que por eso no puedo dejar de leerlo.

Siempre se dice que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes,
pero me he imaginado tantas veces sin ti,
-siempre tengo mucho miedo-
y estoy leyendo tantas palabras que ya no llevan tus sílabas,
que no hace falta que te vayas para que pueda valorarte.

Este libro me está haciendo temblar
pero creo que por eso no puedo dejar de leerlo.
Es una herida abierta que me enseña lo que duele una vida sin ti,
y créeme,
no me gusta lo que estoy leyendo.

Comentarios

Poesía entrópica