Van a venir a matarnos todos los poetas

Vivo
intentando
diferenciar
cada
palabra
de
tu risa,
para
averiguar
cuáles
son
los compases
que debo
bailar
cuando
ya
no
estés
riendo.


Deja de llorar, que el mundo llora contigo.
Vente a bailar, amor.
Da igual que me caiga o te pise los pies,
da igual que me deshaga en mi risa,
que me estanque en tus besos y me importen una mierda los tiempos de la música.
Vente a bailar amor.

Guardo cada uno de lo fonemas de tu risa en una bolsa de terciopelo,
para sacarlos cuando te sientas como una mierda,
para recordarte lo alegre que es tu voz,
para demostrarte que por dentro eres de colores.

Grabo cada una de tus sonrisas en mi retina,
y cuando son míos los días,
me dedico a describirlas como haría cualquier otro gilipollas enamorado.

No llores, que el mundo llora contigo
y nadie se imagina una vida sin tu risa.
que si lloras el mundo se queda sin poesía.
que no quedamos sin motivos para seguir girando,
que la vida se para a secarte las lágrimas
y el cartón se deshace con tu lluvia.

No llores amor,
que si lloras el mundo se queda sin poesía
y van a venir a matarnos (de envidia) todos los poetas.


Comentarios

Poesía entrópica