A veces la gente se conoce sin excusas.
A veces la gente se mira sin excusas.
A veces la gente se enamora sin excusas y están juntos durante años sin ninguna excusa.

Lo bonito llega cuando te das cuenta de que has dejado de pensar en las excusas porque ya sabes los motivos.
Y yo no tengo excusas,
tengo un motivo,
unos ojos,
una sonrisa,
unos labios,
un abrazo de bienvenida.
Te tengo a ti.

Comentarios

Poesía entrópica