[...]
Viví, vivo, ¿Hasta cuando?
Sé que te volverás
atrás. Cuando te vayas
retornaré a ese sordo
mundo sin diferencias
del gramo, de la gota,
en el agua, en el peso.
Uno más seré yo
al teerte de menos.
Y perderé mi nombre,
mi edad, mis señas, todo
perdido en mí, de mi.
Vuelto al osario inmenso
de los que no se han muerto
y ya no tienen nada
que morirse en la vida.

Pedro Salinas, "La voz a ti debida"

Comentarios

Poesía entrópica