Me vas a perdonar,
pero ya estoy mirando a otros hombres.
Los miro de frente,
de reojo,
de espaldas.
Los miro andar,
tararear,
estudiar,
hablar
y reír.
Miro como los hombres me miran
y no puedo evitar quitar la mirada
arrepentida y avergonzada de buscar tus ojos,
tus labios
y tu sonrisa,
en un sitio que nunca te ha visto caminar de mi mano.
ni creo que vaya a verte 
Aparto la mirada arrepentida y avergonzada de mí misma
por intentar compararte con ellos,
por intentar encontrarte en ellos,
por intentar llenar el vacío que se me ha quedado dentro,
con una mirada que se parezca a la tuya.

Qué ingenua soy,
las cosas bonitas solo pasan una vez en la vida.

Comentarios

Poesía entrópica