~hagamos amor~

Un día, cualquiera, mismamente hoy, mismamente mañana, caminemos cogidos de la mano y con todas las consecuencias que ello conlleve. Caminemos juntos, tocándonos, robando besos, riéndonos, hablando de cosas sin importancia, como por ejemplo del color del mar, o de tus ojos, o de las dos cosas, pero hablemos, y amémonos, seamos felices durante el tiempo que estemos juntos.

Otro día, mismamente ese día, mismamente otro, tumbémonos en el suelo de un parque, en la hierba, juntos. Yo, con mi largo cabello despeinado en el suelo, acurrucada junto a ti, oliendo la hierba, y mirando al cielo. El cielo azul. Azul como el mar, como el agua, azul como los sueños. Tú, a mi lado, con el brazo rodeando mis hombros, con los ojos cerrados y oyendo todas mis estupideces. Sonriendo, por sólo escuchar mis estúpidas palabras.

Otro día de otro mes, vayamos a la nieve. Tú con uno de esos enromes abrigos del polo norte, y con esa naricita tan pequeña pintada de rojo por el frío. Con guantes, bufanda y gorro. Con unas botas rudas, de esas que pesan mucho, de esas con las que machacas a alguien con tan solo rozarle la pierna. Yo, con un gorro de lana, tejido por mi abuela con amor, con un montón de camisetas de manga larga, con otro abrigo de esos grandes, con guantes, botas de agua, y miles y miles de calcetines. Juguemos con la nieve. Hagamos un muñeco blanco. Pongámosle una nariz naranja. Hagámosle brazos con las ramitas caídas de los árboles. Hagamos una guerra de bolas de nieve. Una guerra inocente y sin violencia, solo con amor.


Pero te suplico, te lo pido por favor, me arrodillo ante ti... Hagámoslo juntos, llevados por el amor, por los sentimientos, por esas bonitas palabras, por esas largas conversaciones hasta altas horas de la noche. Hagamos amor.



Poesía entrópica