~esperé~

Me desperté con el cuerpo entumecido. Intenté moverme pero tenía las muñecas y los tobillos inmovilizados con sogas. Intenté pedir ayuda pero tenía la boca tapada con cinta adesiva.
Estaba sucia y descuidada. Mi pelo estaba enmarañado y lleno de greñas que me cubrían parte de la cara. Me impedían ver con claridad.
Entre los mechones de pelo sucios y enmarañados pude notar la oscuridad en la que me sumía. No distinguía ninguna silueta, tan solo notaba como la negrura de aquella habitación me engullía.
Notaba el aire de la habitación cargado y pesado, me costaba respirar.
Cerré los ojos con fuerza e inspiré profundamente. Sacudí la cabeza con energía y aparté los mechones de pelo de la cara.
Notaba como la ropa se me adheria al cuerpo como un segunda peial. Estaba húmeda y pegajosa. Tenía la espalda pegada a una pared fría y húmeda. Me hice un ovillo y esperé al tiempo. Esperé a que me rescataran o a morir allí de hambre, de sed o de frío. Tan solo esperé, conteniendo las lágrimas e intentando tranquilizar cada parte de mi cuerpo.

Comentarios

Poesía entrópica