~Charlas con el corazón~

Ya te he dicho que no corazón.
Ya sabes que hemos sufrido mucho, que te han hecho a ti mas daño que a mi y que luego he sido yo la que ha tenido que curarte y coserte las heridas despacito.
Que te estoy diciendo que no, que no te dejo, que no repetiré de nuevo la experiencia.
¿Disculpa? ¿Libertad? ¿Quieres volver a sentir eso tan odioso a lo que llaman amor? ¿De verdad? ¿No te han servido las otras veces?
Parece que no.
Parece que no te ha sido suficiente, parece que no aprendes, que te empeñas a volver a tropezar con la misma piedra y de nuevo sufrir, sufrir y sufrir.
Eres demasiado infantil.
No sabes diferenciar lo que debes hacer de lo que quieres hacer. El deber siempre va por delante.
Que no.
No te dejaré sentir, ni amar, ni querer. No permitiré que latas más cuando te mire, o que se te corten las palabras cuando te hable. Que no, que seguirá todo siendo como hasta ahora.
Quédate en tu línea de rencor hacia el mundo.
Ata los sentimientos, pero sobre todo, el amor.
Que no te vuelva a pasar, no vuelvas a llorar.
¿Entendido?

Comentarios

  1. Dicen que el amor o mata o duele, pero tiene que existir ese amor que ni mate ni duela y te haga sonreír cada día.

    Sabes ¿qué? aunque nos empeñemos en atar el corazón y en decirle que se esté quieto siempre va a hacer lo que le plazca. Así se las gasta...al final todo se vuelve una lucha a muerte entre cabeza y corazón jeje.



    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Poesía entrópica